«Salgamos a echar un vistazo (I)» No hay salida pero, aún así, salgamos.

An Elephant Sitting Still (2017), de Hu Bo, es una película que está dentro de mí. No deseo que se marche. No deseo que cese el alarido del elefante. No me apetecen las palabras; me apetece hacer frente al bucle de la vida a través de las emociones, del pesimismo que desmantela el rostro de la falsedad. Sí, eso es: lucidez existencial que ahoga y desespera. ¿Alguna vez has sentido que esta sociedad no es la tuya? Me dan ganas de gritar en este mundo hostil y cruel donde no existe salida. También hermoso y de Naturaleza llena de Luz. También dolorida. Voces que no se alcanzan a comprender. Palabras ajenas que no importan y que te hacen enmudecer usando el silencio como modo de hablar. Ya nadie escucha. Las relaciones sociales son un engaño, una máscara donde no existe el término medio. Y sin embargo, ante tanto pesimismo, me siento más viva que nunca. Hu Bo, tu obra es caricia de viento para el espíritu humano. Salgamos a echar un vistazo. No hay salida pero, aún así, salgamos.

AN ELEPHANT SITTING STILL | Cineteca

La tumba de los lamentos.

TODAS LAS MAÑANAS DEL MUNDO (ALAIN CORNEAU, 1991)
“Todas las mañanas del mundo” (Alain Corneau, 1991).

La “tumba de los lamentos” acaricia la soledad todas las mañanas del mundo, lejos de la no verdad y del materialismo de palacio. En vela, el maestro, con su viola y el vínculo con la no vida a través de la música. Sólo él, ahí sentado, fundido entre cuerdas, se convierte en un ser divino capaz de tocar a Dios.

Otoño.

“Sonata de un otoño vestido de luz. Sonata de un otoño que el mañana recibe. Ahora, mis sueños atienden a los colores de la hoja caída y a la textura de la flor marchita del paraíso cuando me aproximo a cogerla por la mañana. ¿Por qué escribo esto? Para no desfallecer. Escribo para no ser comprendida; escribo para desprenderme de mis gafas, como cuando no deseo ver. Porque veo demasiado, y eso duele. Duele mucho. ¡Oh, mi herida sensibilidad, no desfallezcas en esta cruel sociedad de fisuras en el alma y falsos corazones!”.

Párrafos para una noche de verano (II): La superstición

Lo mismo. Francisco de Goya - YouTube

Grabado: “Lo mismo” (Estampa 3), Desastres de la guerra, Goya, 1810-1814.

Muchos son los testimonios-españoles y extranjeros- que atestiguan que la superstición era una lacra extraordinariamente extendida. Según el sevillano Blanco White, estaba tan enraizada que “no fue el amor a la independencia o a la libertad” el que años después levantó al pueblo contra Bonaparte sino el temor que sentía la gran masa del pueblo ante la pretendida reforma de los abusos religiosos.
Gazeta del Gobierno, núm.6. Martes, 15 de agosto 1809.

Susurros de una viajante (II)

Nomad: In the Footsteps of Bruce Chatwin - Cleveland International ...
“(…) No te refugies donde te invadan la inacción o el desánimo. La serenidad vendrá a su hora. No te sientes; sentado, no pretendas ni conocerte a ti mismo. No pierdas tiempo en buscarte; ya te reconocerás en la acción y en la batalla. Y cuando te encuentres, sé lo que eres. Ten el valor de serlo. Sal voluntariamente al encuentro de tu destino; abrázalo y fúndete con él. De momento –carpe diem– lo tuyo es la tensión. Agarra cada instante y elige cuanto te ofrezca, porque después te arrepentirás de lo que dejes y has de sentir como si hubieses rechazado lo que ahora no elijas.” (…)
-A cada instante-, “Carta a los herederos”, don Antonio Gala.
Imagen: Werner Herzog en “Nomads. In the footstep of Bruce Chatwin’s, 2019.