Música y citas fantásticas (IV): «El nombre de la rosa» (Capella de Ministrers).

“El cielo estaba claro y la capa de nieve sobre el suelo realzaba la luminosidad de la meseta. Detrás del coro, frente a los chiqueros, donde desde el día anterior se destacaba la presencia del gran recipiente para la sangre de los cerdos, un extraño objeto casi cruciforme asomaba del borde de la tinaja, como dos palos clavados en el suelo, que, cubiertos con trapos, sirviesen para espantar a los pájaros. Pero era dos piernas humanas, las piernas de un hombre clavado de cabeza en la vasija llena de sangre. El Abad ordenó que extrajeran el cadáver del líquido infame (porque, lamentablemente, ninguna persona viva habría podido permanecer en aquella posición obscena). Vacilando, los porquerizos se acercaron al borde y, no sin mancharse, extrajeron la pobre cosa sanguinolenta “.

Il nome della rosa, 1980, de Umberto Eco.

Resultado de imagen de el nombre de la rosa


Capella de Ministrers: Planctus
El nombre de la rosa (Jean- Jacques Annaud, 1986)

Preguntas sobre el sentido de la vida y la muerte, querido Adso. Aquí en esta celda del monasterio de MELK, tú debieras dejar constancia escatológica de lo que presenciaste en tu juventud sin aventurar interpretación alguna, para así dejar a los que vengan después signos de signos, de donde nacerán las plegarias del desciframiento, de donde nacerán los planctus de la rosa…

Anuncios